Samsung Electronics, la multinacional surcoreana, se disculpó por el cáncer y otras enfermedades raras causadas a sus trabajadores, incluidos daños congénitos a los hijos de las víctimas, y se comprometió a pagar las compensaciones económicas fijadas.

Ex empleados de la compañía sacaron a la luz el escándalo, en 2007, el empleado Hwang Yu-mi murió de leucemia, tras este hecho se comenzaron a conocer más casos que afectaron a ex trabajadores de la compañía, que en su mayoría laboraban en las fábricas de microprocesadores y pantallas que produce Samsung. Según defensores de derechos humanos, alrededor de 240 empleados contrajeron enfermedades después de haber trabajado en las fabricas de pantallas, y tarjetas de memoria de Samsung, 80 de ellas, murieron.

Alrededor de 16 tipos de cáncer, abortos, enfermedades raras y enfermedades congénitas afectaron a los empleados y hasta a los hijos de ellos. La persona tuvo que haber trabajado al menos durante un año en dichas factorías, a partir de 1984.

La compañía anunció que indemnizará a los empleados afectados con hasta 150 millones de wones (132,567 dólares).

El portavoz de las familias afectadas, Hwang Sang-gi, cuya hija murió de leucemia en 2007, manifestó que, “las disculpas no son suficientes para las familias, pero las aceptaremos (…) ninguna excusa bastará para compensar todos los insultos, el dolor debido a las enfermedades profesionales y la pérdida de un familiar. No puedo olvidar el dolor que padeció. Mucha gente corrió la misma suerte.” El portavoz también afirmó estar feliz por haberle hecho reconocer su error a Samsung.

Kin Ki-nam, presidente y CEO de Samsung, en un acto de disculpa pública en el que participaron figuras de la compañía y los representantes de los afectos dijo, “nos faltó ser considerados con todas esas enfermedades y no resolvimos rápidamente el tema”.