Indignación de capitalinos hace que Hernández recule con cierre de Toncontín

Las reacciones de protestas y reclamos en redes sociales de los capitalinos  y partidos de oposición (PAC, PL, PINU y Libre) oponiéndose al cierre permanente de  Toncontín hicieron que el presidente Hernández reculará y obligó a una revisión del contrato de Palmerola.

“Di instrucciones a los ministros para que investigaran e hicieran diferentes esquemas para el uso de Tontontín para vuelos locales”, dijo Hernández en tono resignado y algo molesto.

Y es que el contrato leonino que habilita Palmerola y que inmediatamente cierra Toncontín, ha sido duramente criticado por los capitalinos. Por un lado, el contrato (con la concesionaria) es claro, dice que a los 90 días de abierto el nuevo aeropuerto se tiene que cerrar las operaciones nacionales e internacionales de Toncontín.

El pago millonario de la multa por dejar abierto Toncontín, será “al concesionario del aeropuerto de Comayagua, eso sería un enorme gasto y una enorme carga de impuesto para el pueblo hondureño”.

El contrato estipula que si no se cierran en un plazo de 90 días (Toncontin) se pagará mensual la multa de 800 mil dólares, es decir más de 17 millones de lempiras al mes”.

Vale aclarar que las protestas no estaban en contra de abrir Palmerola, sino que se cerrará Toncontín de manera permanente, sin dejarlo para vuelos locales o internacionales de categoría A y B, tal como se proponía en el 2008.

Personajes de la vida política del país como Kike Ortez, Virgilio Padilla, Jorge Aldana y Waldina Paz Se vieron involucrados en la defensa de Toncontín y también apoyando abrir Palmerola.

Al igual que la Policía Militar, Hernández vuelve a conseguir un revés por no poder socializar bien una propuesta y no permitir a los diputados conocer más a fondo el contrato.