Piloto de "El Chapo" cuenta el trasiego de droga a Estados Unidos

Piloto de “El Chapo” cuenta el trasiego de droga a Estados Unidos

  • notibomba | 27-11-2018.10:41 pm.

Inició la tercera semana del juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán, acompañada del testimonio de uno de sus colaboradores más íntimos, Miguel Ángel Martínez, “El Gordo”. Martínez trabajaba con Guzmán en el cartel de Sinaloa como piloto, cuando los envíos se hacían vía aérea. A medida pasaba el tiempo, crecieron la confianza y las responsabilidades de Martínez en el cartel. Pasó de “gerente” de la organización a cooperante de la fiscalía.

El ex piloto comenzó a trabajar con el capo en 1987 y era conocido entre los contrabandistas por su amplio conocimiento de la ubicación de distintas pistas clandestinas, así fue como guió a los pilotos de los carteles colombianos al momento de transportar cargamentos de cocaína hasta Sonora.

Martínez afirmó que El Chapo era su único jefe y además daba órdenes a todos. Era tal su cercanía, que viajaron juntos a Los Ángeles para comprar dos aviones. Los envíos fueron creciendo hasta 1991. “Se recibían cargamentos cada 20 días”, explicó el expiloto. El transporte de cocaína llegó a hacerse en tandas de hasta 10 aviones, que cada uno transportaba hasta 800 kilos de droga. Durante su supervisión de las operaciones aéreas, registro hasta 200 vuelos.

Mientras fue interrogado, Miguel Ángel reconoció varias fotos en la que se le ve junto a Guzmán Loera. La última vez que Martínez vio a Guzmán fue en 1994, cuando El Chapo estaba en la cárcel. Agregó que “era El Chapo quien decidía que noche había fiesta”.

Mencionó que le llamaba “El Tololoche” y le pidió ser el padrino de unos de sus hijos. El relato coincide con la información acerca de los primeros años del cartel. “Empezó a llamarse Sinaloa por los artículos en la prensa”, aclaró. Sus funciones en la organización mutaron y se encargó, entre otras cosas, de abrir una oficina en Ciudad de México.

Martínez mencionó que el método de transporte cambió desde que un funcionario de la Procuraduría General de la República (PGR) les advirtió que las autoridades antidroga de Estados Unidos habían instalado un centro de interceptación de aviones. Agregó que el policía, identificado como Guillermo González Calderoni, a quien Guzmán pagó sobornos por un valor de al menos $20 millones.

Gracias a la información brindada por Calderoni, tomaron la decisión de importar la cocaína por mar. La transferencia de la droga desde los barcos colombianos a los camaroneros propiedad de Guzmán se hacía en puntos establecidos en aguas internacionales. De ahí se acercaban a la costa mexicana, a zonas donde el narcotraficante tenía propiedades junto al océano, y las embarcaciones eran recibidas por planeadoras.

Para preservar la identidad del cooperante, el juez prohibió a las caricaturistas que dibujaran su rostro, solo podía ser representado con la cara en blanco, sin expresiones ni detalles de su peinado. “La amplia diseminación de su imagen hará más fácil el trabajo a aquellos que quieran hacerle daño”, justificó el magistrado, que pidió que se pixelaran las caras en las evidencias.