Marchas, tomas, plantones y asambleas informativas; son algunas de las formas que el pueblo hondureño rechaza contundentemente la privatización de la salud y educación.

La jornada de protestas inició el jueves, cuando diputados oficialistas aprobaron dos dictámenes para la supuesta reestructuración de ambos sectores.

Los estamentos fueron aprobados por mayoría simple, permitiendo que el presupuesto sea manipulado.

Además, da la potestad de realizar acciones, que podrían derivar en masivos despidos para la contratación de activistas políticos.

Este lunes a nivel nacional, docentes, médicos, alumnos y población se sumaron a las acciones de protestas en contra del régimen.

Los mecanismos de presión se realizan a nivel nacional.