Las empresas que se niegan a pagar un dólar 24 centavo por cada kilómetro recorrido por los motoristas unitarios decidieron despedir a 50 de ellos, tras participar en las acciones de protesta.

Una vez confirmado su retiro, los afectados quienes tienen sus propios vehículos de carga realizaron acciones de protesta para exigir el reintegro.

Los denunciantes detallaron que la empresa decidió contratar una empresa extranjera, dejándolos a ellos sin el sustento.

Los motoristas unitarios paralizaron sus unidades por varios días, logrando un acuerdo con el régimen que no fue respaldado por los contratistas.