Iota, el nuevo fenómeno natural que amenaza a Honduras y Nicaragua

Iota, el nuevo fenómeno natural que amenaza a Honduras y Nicaragua

La onda tropical se desplazaba este jueves en el sur de Puerto Rico y República Dominicana con alta probabilidades que se fortalezca rumbo a Centroamérica.

Iota, el nuevo fenómeno natural que amenaza a Honduras y Nicaragua. Imagen cortesía del Centro Nacional de Huracanes de EEUU.
Jacqueline Alvarenga
  • Jacqueline Alvarenga | 12-11-2020.4:13 pm.

Iota, es el nuevo fenómeno natural que se forma en el mar caribe y que amenaza a Honduras y a Nicaragua con importantes precipitaciones y vientos a pocos días que se registrara la devastadora tormenta tropical Eta.

La onda tropical se desplazaba este jueves en el sur de Puerto Rico y República Dominicana con alta probabilidades que se fortalezca rumbo a Centroamérica.

El Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos ha determinado que existen altas posibilidades de que la onda tropical Iota pase a tormenta tropical y luego a huracán.

‘Se establece que el fenómeno natural tiene hasta un 80 por ciento de desarrollarse en los próximos días en la zona del caribe y convertirse en ciclón’, cita el informe de la institución meteorológica.

Los países amenazados por la onda tropical son Nicaragua, Honduras y Costa Rica por su desplazamiento, dejando nuevamente considerables precipitaciones.

Según los pronósticos, para el domingo 15 de noviembre Iota sería una depresión tropical y para el lunes 16 la probabilidad que entre a Centroamérica como huracán es alta.

‘En unos cinco días, para el lunes tenemos una fuerte tormenta tropical o un ciclón moviéndose hacia el oeste, por la zona de Nicaragua y Honduras’, agrega el informe.

Por su parte, autoridades en Honduras han detallado que las precipitaciones serán de 200 a 250 milímetros por un periodo de 72 horas, lo que dejará más de 700 milímetros de agua en el país.

Iota, tocará tierra por el área de Gracias a Dios con rumbo a la costa norte que sufrió el impacto de Eta con inundaciones repentinas que hasta la fecha mantiene varias zonas incomunicadas y miles de damnificados.

Con un nuevo fenómeno el país se sumiría aún más en la pobreza por las repercusiones ambientales y la marcada corrupción en la nación.