Yuma, Arizona: Niños migrantes denuncian agresiones en centros de detención

Estados Unidos. Cientos de denuncias de agresión sexual y represalias contra niños migrantes han sido recopiladas por autoridades del Departamento de Justicia de EE.UU. En los últimos meses estas denuncias se han extendido al Estado de Arizona donde docenas de niños han sido detenidos al intentar cruzar la frontera sur de ese país.

Entre las denuncias esta la de un niño guatemalteco de 16 años detenido en Yuma, Arizona, quien relató que en una ocasión que él y otros niños en su celda se quejaron del sabor del agua y de la comida que les dieron. Los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza sacaron las alfombras de sus celdas en represalia, obligándolos a dormir sobre concreto frio.

Una hondureña de 15 años denunció que un oficial grande y barbudo le metió las mano en el sostén, le bajo la ropa interior y la toqueteó como parte de lo que, al parecer, era una inspección de rutina, todo esto frente a otros inmigrantes y oficiales de migración.

La menor aseguró que, “se sentía avergonzada cuando el oficial hablaba en inglés con otros oficiales y se reían” durante el proceso de inspección.

Otro menor de Honduras contó como los oficiales los regañaban cuando se acercaban a una ventana, y que a veces los llamaban “puto”.

Una niña dijo que, a veces se iba, “a la cama con hambre porque la cena generalmente se servía en algún momento después de las 9 pm y para ese momento ella ya estaba dormida”.

La abogada, Laura Belous, que brinda servicios legales a niños migrantes, con el Proyecto de Derechos de Inmigrantes y Refugiados de Florence, aseguró que su grupo estaba “horrorizado y asqueado por las acusaciones de abuso… pero desafortunadamente no estamos sorprendidos”

“Nuestros clientes nos dicen que han visto a agentes de la CBP despertar a otros niños, que los niños no saben si es de día o de noche porque las luces permaneces encendidas todo el tiempo y que les han arrojado la comido como si fueran animales salvajes”, dijo Belous.

Informes de la sección de la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional del sector de Yuma describen las condiciones insalubres y van más allá alegando el abuso y otras conductas indebidas por parte del personal de migración. Los informes coinciden con los de el sector de Rio Grande Valley, Texas donde los menores en los centros de detención de inmigrantes también han denunciado las condiciones horribles para los niños, las estaciones sobrepobladas donde no se les permitía tomar una ducha, espacio para dormir y cambios de ropa limpia.

Por su parte, el mandatario norteamericano, Donald Trump, ha rechazado todos los informes presentados sobre las malas condiciones de los menores inmigrantes, en su mayoría centroamericanos.

Un portavoz de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés), ha declarado que, “La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU. Trata a los están bajo nuestra custodia con dignidad y respeto, y ofrece múltiples vías para informar cualquier denuncia de conducta indebida… Las acusaciones no se corresponden con la práctica común en nuestras instalaciones y será investigado en su totalidad. Es importante tener en cuenta que las acusaciones sexuales ya están siendo investigadas por la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional”.

“Cualquier persona involucrada en una agresión sexual o acoso físico como el que yo esperaría, naturalmente, será despedida no meramente disciplinada”, dijo Ken Cuccinelli, el director interino de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos.