CARACAS (AP) — Decenas de miles de personas se concentraron el sábado en dos grandes actos en Caracas, uno convocado por la oposición para exigir la renuncia del presidente Nicolás Maduro y el otro para conmemorar los 20 años de la llegada al poder del comandante presidente Hugo Chávez.

La oposición marcha en desde distintos puntos de la capital. Se concentran en una plaza del este de Caracas en una protesta convocada para exigir la renuncia de Maduro, la instalación de un gobierno de transición y elecciones libres.

“Nos anima a salir el luchar por la libertad de Venezuela”, dijo Mila Aviña, mientras camina por una autopista al este. “Sueño con que tengamos unas elecciones libres, que se vaya Maduro y que podamos salir de esta pesadilla en la que vivimos todos los venezolanos”, añade la comerciante de 48 años, quien llevaba una bandera venezolana sobre la espalda.

Manifestantes contra el gobierno se concentran al inicio de protestas en Venezuela para exigir la renuncia del presidente Nicolás Maduro, en Caracas, sábado 2 de febrero de 2019. (AP Foto/Fernando Llano)

La manifestación opositora coincide con concentración convocada en el centro de la capital por el gobierno para conmemorar los 20 años de la llegada al poder del fallecido presidente Hugo Chávez, la cual marcó el inicio de su revolución bolivariana.

Varios miles de seguidores de la revolución bolivariana, vestidos con las características camisetas rojas, comenzaron a concentrarse en la céntrica avenida Bolívar, entre pancartas en las que aparece una gran fotografía de Chávez y la frase “20 años de victorias populares”.

Los oficialistas celebraban entre bailes y canciones populares los 20 años de la revolución chavista.
“Lo que yo quiero es que mi presidente siga allí”, afirmó Jairis Gonzales una miliciana de 49 años, al asegurar que pese a la difícil situación Maduro lograra superar la crisis.

“Mucha gente es negativa, pero tenemos que ser positivos porque esta revolución es para siempre”, agregó Gonzales al descartar que la difícil situación económica pueda acabar con la revolución.

Un hombre sostiene un retrato del presidente Nicolás Maduro y el fallecido presidente Hugo Chávez durante un evento a favor del gobierno de Nicolás Maduro en Caracas, Venezuela, el sábado 2 de febrero de 2019. (AP Foto/Ariana Cubillos)

“Estamos enfrentando la mayor agresión política, diplomática y económica que en 200 años de República jamás haya enfrentado Venezuela”, afirmó el viernes Maduro, en alusión a las crecientes presiones internas y externas sobre su gobierno, las cuales se intensificaron esta semana con las sanciones que impuso Washington a la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), la principal generadora de divisas del país.

Al descartar que vaya a ceder a las presiones, el gobernante izquierdista, que dice ser hijo político de Chávez, dijo durante un acto con militares en el oeste de la capital que se mantendrá firme en defensa de la Constitución.

Asimismo, Maduro aprovechó para realizar un nuevo llamado a las fuerzas armadas, consideradas el principal soporte de su gobierno, a que mantengan la cohesión y la lealtad a la Constitución.