Valiente repartidor queda con una enorme cicatriz en su rostro tras defender a una menor: ‘Lo volvería hacer’

Valiente repartidor queda con una enorme cicatriz en su rostro tras defender a una menor: ‘Lo volvería hacer’

“No me siento como un superhéroe , pero sé que lo volvería a hacer’, dijo el valiente joven de 21 años de edad.

Valiente repartidor queda con una enorme cicatriz en su rostro tras defender a una menor: ‘Lo volvería hacer’ Imagen cortesía, vía redes sociales. / Facilitada por Mega Noticias.
  • Jacqueline Alvarenga | 31-05-2021.1:15 pm.

Italia.- La valentía de un repartidor de pizzas que expuso su vida por salvar a una menor de edad está recorriendo el mundo. El joven Michele Dala Formo de 21 años de edad asegura que a pesar de la enorme cicatriz que le provocaron los agresores volvería a defender a la menor sin pensarlo.

‘Si una persona más débil está en dificultades, lo correcto es intervenir’, dijo el valiente joven quien se recupera satisfactoriamente de su herida en el rostro.

Según el relato de la víctima, él se encontraba trabajando cuando ocurrió el incidente, justo regresaba de entregar una pizza. ‘Acababa de entregar las pizzas en un apartamento y me dirigí a pie hasta el punto donde me había estacionado. Escuché voces y me fijé en una niña, a la que solo conozco de vista’, dijo al inicio de su narración Dala Formo.

El repartidor agregó que la niña discutía con dos adolescentes, quienes le gritaban de forma bastante amenazante. ‘Me acerque y ella me dijo que todo estaba bien, pero la vi bastante asustada, llamando mi atención’, acotó el joven repartidor. Indicó que fue cuestión de segundos para que los jóvenes agresores se le acercaran y empezaran a insultarlo.

‘Uno de los dos se acercó a mí y empezó a dar vueltas a mi alrededor, insultándome y repitiendo que tenía que volver a entregar las pizzas y ocuparme de mis propios asuntos’, agregó el repartidor.

Michele Dala Formo, detalló que en cuestión de segundos uno de los jóvenes sacó un puñal y le hirió el rostro, para luego darse a la fuga, mientras la menor gritaba pidiendo ayuda.

‘Todo pasó muy rápido, ni siquiera tuve tiempo de darme cuenta de que estaba armado’, dijo el joven repartidor al recordar el momento de su ataque.

Según el reporte médico, Formo necesitó 60 puntos de sutura en su rostro que le dejarán una cicatriz de por vida.

‘No me siente como un superhéroe, pero sé que lo volvería a hacer: si una personas más débil está en dificultades, lo correcto es intervenir’, dijo el italiano de 21 años.

Tras varios días de cometido el hecho, los dos agresores fueron detenidos y ahora enfrentarán la justicia.