Usando inteligencia artificial reconstruyen el rostro de Jesús de Nazaret

Usando inteligencia artificial reconstruyen el rostro de Jesús de Nazaret

El artista realizó dos fotografías, una con el pelo corto y otra con el pelo largo, en ambas tenía una barba. Para lograr esto utilizó el software, Artbreeder que utiliza el aprendizaje automático de las computadoras para generar este tipo de imágenes.

Jesus de Nazaret Foto: Bas Uterwijk
Daniel Umanzor
  • Daniel Umanzor | 07-09-2020.2:08 pm.

Utilizando la inteligencia artificial el fotógrafo y radicado en Holanda, Bas Uterwijk, que se especializa en generar retratos de personajes históricos como si fuera una fotografía actual ha logrado recrear una interpretación de como lucía el rostro de Jesús de Nazaret.

El artista realizó dos fotografías, una con el pelo corto y otra con el pelo largo, en ambas tenía una barba. Para lograr esto utilizó el software, Artbreeder que utiliza el aprendizaje automático de las computadoras para generar este tipo de imágenes.

Uterwijk, utilizó la pintura de Leonardo da Vinci, Salvator Mundi una pintura de Cristo que data del siglo XVI y el Sudario de Turin, con la que supuestamente envolvieron a Jesus luego de ser crucificado en la cual quedaron impresos su rostro y su cuerpo, como referencias culturales para crear su versión de Jesús de Nazaret.

Arqueólogos encuentran el lugar donde Jesús apareció tras la resurrección

A través de su cuenta de Twitter el artista explicó, que después de usar esas versiones del rostro de Jesús de Nazaret como punto de partida, tuvo que modificar una primera versión de su trabajo para darle ciertos rasgos “del medio oriente”.

Asimismo, hizo algunos retoque a las imágenes basando las facciones con los Retratos de El Fayum, pinturas realistas del siglo ll que fueron descubiertas en Egipto, y que sirvieron para dar una idea de cómo se miraban las personas en esa región del mundo durante la época cercana a la de Cristo.

El artista explica, que su retrato no es una reconstrucción exacta ni busca serlo. Por lo que no debe ser considerada como una representación canónica, pero según Uterwijk es una representación más coherente de cómo en realidad pudo lucir Jesús, frente a las representaciones que suele usarse en el arte religioso.