Uruguay: Miles piden justicia ante crímenes de la dictadura

MONTEVIDEO (AP) — Miles de uruguayos se concentraron el jueves al anochecer en el centro de Montevideo para reclamar por el esclarecimiento de los crímenes de la dictadura militar que gobernó el país entre 1973 y 1985.

“Esta es la evidencia de que el pueblo uruguayo, en un porcentaje que me emociona, no está dispuesto a dejarse llevar por el olvido, ni por el ocultamiento ni por la impunidad”, dijo a The Associated Press el edil Mariano Arana, una figura emblemática de la izquierda, exsenador, ministro y alcalde de la capital uruguaya, uno de los concurrentes al acto.

La manifestación tuvo también como cometido respaldar al presidente Tabaré Vázquez, que en los últimos días forzó a renunciar a la cúpula del Ministerio de Defensa Nacional y del Ejército como consecuencia del escándalo que suscitó un informe de prensa que demostró que se había ocultado la confesión de un militar de la dictadura.

En el acto se leyó una proclama en defensa de la democracia y se pidió que todos los partidos políticos reformen las fuerzas armadas de Uruguay para dotarlas de un espíritu democrático.

“En este país no tenemos lugar para los torturadores, los secuestradores y los asesinos”, se señaló.

Vázquez cesó días atrás al comandante del ejército, general José González, por haber estado al tanto y no denunciado que un militar retirado admitió que en 1973 arrojó a un río el cuerpo de un militante tupamaro. El comandante había asumido el cargo apenas dos semanas antes.

Además, Vázquez obligó a renunciar al ministro Jorge Menéndez, así como al viceministro, y obligó a retirarse a cinco generales que también sabían de la confesión.

Sin embargo, el propio mandatario quedó envuelto en el escándalo, ya que en su carta de renuncia Menéndez afirmó que en febrero avisó del caso al secretario del presidente y le advirtió que debía denunciarlo a la justicia. También sostuvo que, antes de reunirse con el secretario del gobernante para tratar el tema, mantuvo una reunión con el propio Vázquez.

La fiscalía investiga ahora quién ocultó el crimen.

En un giro dramático de la historia, Menéndez falleció el mismo jueves, minutos antes de que comenzara el acto en repudio a la dictadura. El exministro padecía cáncer de páncreas.

La crisis se originó cuando se supo que en un Tribunal de Honor que el ejército le realizó al teniente coronel retirado José Gavazzo éste admitió que hizo desaparecer el cuerpo del guerrillero Roberto Gomensoro, muerto en un cuartel donde estaba prisionero.

Sin embargo, ni los integrantes del Tribunal ni los mandos del ejército comunicaron el caso a la fiscalía.
Los militares dados de baja integraron ese Tribunal de Honor y un tribunal de alzada que ratificó el caso.

Según un comunicado de la presidencia, Vázquez homologó lo actuado por el Tribunal de Honor sin haber leído la totalidad de sus actas, y sólo conoció la confesión de Gavazzo al leer un informe publicado por el diario El Observador.

Gavazzo, condenado por 28 homicidios, es uno de los símbolos máximos de la represión de la dictadura militar que gobernó Uruguay de 1973 a 1985.

Dos semanas atrás, Vázquez había removido al anterior comandante del ejército, el general Guido Manini Ríos, que tampoco denunció el caso a la fiscalía y en su lugar formuló “graves cuestionamientos al Poder Judicial” en un escrito enviado al presidente, por entender que los militares que actuaron durante la dictadura no son tratados en forma ecuánime por fiscales y jueces.

En dos semanas el presidente cesó a siete de los 16 generales del ejército.

Algo más de 40 militares han sido procesados bajo cargos de graves violaciones a los derechos humanos en la dictadura.

De avanzada edad, algunos de los militares condenados han muerto en prisión, entre ellos el dictador Gregorio Álvarez, quien presidió el régimen de facto entre 1981 y 1985, y falleció cumpliendo pena de cárcel en el Hospital Militar en 2016.

Se estima que durante la dictadura desaparecieron 192 uruguayos. Aproximadamente 40 fueron detenidos en Uruguay durante la dictadura o en años previos, cuando el país cayó en un ciclo de violencia política. Los restantes fueron apresados en países vecinos, la mayoría en Argentina. No se sabe si se les desapareció allí o si eso ocurrió tras ser trasladados a Uruguay clandestinamente.

Solamente han sido localizados cuatro cuerpos de los desaparecidos.