Hoy, UNICEF, debido a las condiciones de salud en las que se encuentran los niños que viajan en la caravana de migrantes, se pronunció a favor de los menores para garantizar su protección y bienestar.

Alrededor de 2,300 niños que llegaron a México entre el 19 y el 22 de octubre como parte de la caravana migrante necesitan apoyo humanitario Esto incluye protección, atención médica, nutrición, agua potable y saneamiento. Así, garantizar su protección y bienestar, informó UNICEF.

Este grupo de niños incluye a los que siguen viajando con la caravana y los que ahora se encuentran en comunidades y refugios. Grupos adicionales de migrantes de América Central, incluidas muchas familias con niños, viajan hacia Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida y también podrían necesitar ayuda pronto.

UNICEF, en coordinación con las organizaciones de la sociedad civil y las autoridades locales, ha establecido instalaciones de agua potable en áreas donde los miembros de la caravana pasan la noche y ha distribuido productos de higiene. También está trabajando para instalar letrinas y duchas para niños y adultos.

Un equipo de protección infantil de UNICEF México, trabaja con socios de la sociedad civil e implementará una serie de medidas de apoyo psicosocial con el objetivo de disminuir los niveles de estrés entre los niños. También están trabajando con las autoridades de la Ciudad de México, entidades públicas y ONG para establecer un “puente de ayuda humanitaria” que satisfaga las necesidades de los migrantes una vez que lleguen a la capital.

El comunicado emitido por agencia, menciona que “muchos de los niños y familias que se unieron a la caravana están huyendo de las pandillas, violencia de género, extorsión, pobreza, acceso limitado a la educación de calidad y los servicios sociales en sus países de origen en el norte de América Central (El Salvador, Guatemala y Honduras). Lamentablemente, estas condiciones son parte de la vida diaria de millones de niños en la región. Cada día, las familias que enfrentan estas duras condiciones toman la dolorosa decisión de abandonar sus hogares, comunidades y países en busca de seguridad y un futuro más esperanzador”.

Las personas que viajan como parte de la caravana enfrentan un peligro considerable cuando viajan a través de rutas migratorias irregulares, particularmente los niños. Es un viaje largo e incierto, que los pone en riesgo de explotación, violencia y abuso.

En México, continúan abogando por la implementación de alternativas a la detención de niños migrantes y trabaja para fortalecer los sistemas de protección consular para niños desarraigados.

Reiteraron su llamamiento a todos los gobiernos para que den prioridad a los mejores intereses de los niños en la aplicación de las leyes y procedimientos de inmigración, para mantener unidas a las familias y para encontrar alternativas a la detención de niños por inmigración que los estudios han demostrado pueden ser experiencias altamente traumáticas que pueden socavar un desarrollo a largo plazo del niño.