El presidente Donald Trump sufre su primer derrota tras aceptar que la FBI vuelva abrir el expediente de su nominado a la Corte Suprema de Justicia, Brett Kavanaugh, debido a una denuncia de agresión sexual contra el nominado.

Trump dijo que la investigación debe tener un alcance limitado y debe completarse en menos de una semana”.

Senadores del partido Republicano tuvieron que aceptar y a la misma vez ejercer presión hacia Donald Trump  para que este ordenara la reapertura de la investigación por parte de la FBI y así ordenar la votación final en el Senado, con la condición que la investigación tenga un máximo de una semana.

La propuesta fue hecha por los demócratas y  el republicano Jeff Flake (republicano) dio el voto decisivo en el comité judicial en el Senado para que la FBI realizara una investigación a  Kavanaugh por los supuestos delitos de abuso sexual en su contra.

El Senado accede a la exigencia de las víctimas de Kavanaugh y gran parte de la opinión pública para que el FBI inicie las averiguaciones sobre las acusaciones de Christine Blasey Ford, que ha alegado abusos sexuales por parte del juez.

Esto se convierte en un derrota temporal para los republicanos que esperaban llevar a Kavanaugh a votación del pleno del Senado cuanto antes y sin mayores indagaciones. Sin embargo el conmovedor testimonio de la Dr. Ford en el Senado el día de ayer cambió los planes.