El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que eliminará unilateralmente y de un plumazo la ciudadanía por nacimiento.

Lo que está en discusión es la Decimocuarta Enmienda a la Constitución, que establece que “todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos y sujetas a su jurisdicción son ciudadanos de los Estados Unidos y del Estado en el que residen”.

En una entrevista con Axios en HBO, Trump dijo que firmará un decreto presidencial que revocaría el derecho a la ciudadanía a los bebés de personas sin ciudadanía estadounidense e inmigrantes que se encuentren ilegalmente en el país.

Dijo que lo había comentado con sus abogados y “siempre me dijeron que es necesaria una enmienda constitucional. ¿Adivina qué? No es así”.

El presidente justificó la medida diciendo que “Somos el único país del mundo donde una persona viene y tiene un bebé, y el bebé es prácticamente un ciudadano de Estados Unidos (…) con todos esos beneficios”. Y añadió: “Es ridículo. Es ridículo”.

“Está en proceso. Esto ocurrirá (…) con un decreto presidencial”, dijo.

No está claro cuándo el presidente firmará dicho decreto y si en realidad cuenta con la autoridad para despojar de la ciudadanía a los nacidos en Estados Unidos.

La medida seguramente provocará una batalla legal, que podría llegar a la Corte Suprema, sobre su autoridad para emitir decretos presidenciales con un alcance tan amplio.