El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, publicó este martes una declaración donde reafirma su alianza con el Reino de Arabia Saudita, a pesar de las acusaciones que se le hacen al príncipe y heredero Mohammad bin Salman, de ser actor intelectual del asesinato al periodista opositor a Riad, Jamal Khashoggi.

“El rey Salman y el príncipe heredero Mohammad bin Salman niegan vigorosamente cualquier conocimiento de la planificación o ejecución del asesinato del Sr. Khashoggi. Nuestras agencias de inteligencia continúan evaluando toda la información, pero el Príncipe Heredero bien podría haber sabido de este trágico evento, ¡tal vez lo hizo y quizás no!”, manifestó el mandatario norteamericano en la declaración.

Las alianzas con Riad continúan, según lo que expresó el mandatario, “nuestra relación es con el Reino de Arabia Saudita. Han sido un gran aliado en nuestra muy importante lucha contra Irán. Estados Unidos tiene la intención de seguir siendo un socio firme de Arabia Saudita para garantizar los intereses de nuestro país, Israel y todos los demás socios de la región. ¡Nuestro objetivo primordial es eliminar por completo la amenaza del terrorismo en todo el mundo!”.

“Después de Estados Unidos, Arabia Saudita es la nación productora de petróleo más grande del mundo. Han trabajado estrechamente con nosotros y han sido muy receptivos a mis solicitudes para mantener los precios del petróleo a niveles razonables, tan importantes para el mundo.”, añadió el presidente estadounidense.

Jamal Khashoggi, era un periodista saudí y columnista de opinión del diario norteamericano, The Washington Post, era crítico del gobierno saudí, en particular del príncipe heredero, Mohammad bin Salman. Fue visto por ultima vez en el consulado de Arabia Saudita en Estambul (Turquía), tras 17 días sin pronunciarse sobre el hecho, el Reino de Arabia Saudita confirmó la muerte dentro del consulado.

El periodista de la cadena norteamericana de noticias CNN, Jim Acosta, a quién recientemente la Casa Blanca había retirado su credencial de prensa, pero que recientemente fue devuelta por orden un juez federal, tuiteó en su cuenta oficial de Twitter “Los Estados Unidos tienen la intención de seguir siendo un socio firme de Arabia Saudita para garantizar los intereses de nuestro país, Israel y todos los demás socios de la región”, donde da entender que al presidente Trump le interesan mas las relaciones comerciales, que el asesinato del periodista. También, compartió la declaración hecha por Donald Trump.  

Representantes de Arabia Saudita han manifestado que Khashoggi era un “enemigo del Estado” y un miembro de Hermandad Musulmana.