El Tribunal Superior Electoral de Brasil tomó en cuenta el pedido del Partido de los Trabajadores y abrió una investigación contra la campaña presidencial del exmilitar Jair Bolsonaro. Esto, por supuesto abuso de poder económico y uso indebido de los medios de comunicación.

El Partido de los Trabajadores pidió una investigación en la Corte Electoral después de que el diario Folha de Sao Paulo publicara que un grupo de empresarios financia de manera ilícita una red criminal que envía millones de mensajes mentirosos por WhatsApp con ataques al Partido de los Trabajadores y Fernando Haddad.

El magistrado Jorge Mussi estableció que Bolsonaro deberá manifestarse sobre las acciones denunciadas por el periódico en hasta cinco días naturales, pero negó los pedidos de registro y allanamiento en las empresas que, según el Partido de los Trabajadores, estarían por detrás de la supuesta financiación ilegal de la campaña del ultraderechista.

Según juristas, la práctica sería ilegal. Se trata de donación de campaña de empresas, lo que es prohibido por la legislación electoral. De ser comprobada, la candidatura de Bolsonaro puede ser inhabilitada por abuso de poder económico y crimen electoral.