El famoso Trans 450 del ex alcalde capitalino Ricardo Álvarez ahora se ha convertido en escombros con la decisión del actual alcalde Tito Asfura de continuar con su demolición.

Ahora solo se ven grandes rocas y tierra de lo que para el colmo, nunca empezó a funcionar: el Trans 450. Con un costo de 45 millones de dolares, osea

En la zona de Miraflores, solo queda la seña de lo que fue el bordillo por donde iban a circular los buses, cosa que nunca pasó y en lugar se habilitaron esos bordillos para carros particulares, y ahora ni eso, ya que está destruido porque se construye en esa zona una rotonda y paso a desnivel.

Funcionarios del BID informaron que a partir del 2017 Honduras debe comenzar a pagar un poco más de 900 mil dólares mensuales, más o menos unos 21 millones de lempiras en concepto de pago de intereses y capital del préstamo otorgado.

Esta obra mantendrá atadas las finanzas del estado hasta el año 2040 dijeron personeros del organismo multilateral.

Los capitalinos se lamentan cada vez que pasan por esta obra que fue vendida como la solución al tráfico y a un transporte de buses seguros de los capitalinos, situación que nunca se dio, y ahora solo vemos corrupción y escombros.

El ex alcalde capitalino, Ricardo Álvarez, quien dijo que era campeón para atender pobres, se defiende y pregunta al actual alcalde de Tegucigalpa, Tito Asfura, que porque no terminan el Trans 450, así como termina rápido los pasos a desnivel que construye.