Investigaciones periodísticas de The Washington Post descubren una supuesta red de tráfico de menores en la frontera entre México y Estados Unidos (EEUU) para facilitar el trámite de asilo.

De acuerdo con los hallazgos, adultos inmigrantes pagan 130 dólares a familias o a secuestradores por un menor, con el propósito de hacerse pasar por su padre o madre.

“Desde abril del 2018 se han descubierto 3,100 casos de fraude entre las 260 mil personas que han sido detenidas al entrar a EEUU en familia”, cita el trabajo periodístico.

Además del pago de 130 mil dólares, compran certificaciones de nacimientos falsificadas y así obtener un trato preferencial.

The Washington Post, reveló el caso de Maynor Velásquez Molina, un guatemalteco descubierto por el fraude migratorio.

El inmigrante pagó el dinero a una familia guatemalteca, para que le prestaran a un menor de 8 años que se hizo pasar por su hijo.

Tras ser descubierto, Velásquez Molina confesó cómo y cuánto pagó por utilizar al pequeño.