JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, presidente de Honduras, se jacta de haber traído estabilidad y seguridad, pero su carrera por la reelección ha causado caos. The Economist como miembro de prensa fue a presionar en cuanto a lo ocurrido el pasado 30 de noviembre, del porque no estaba claro quien había ganado las elecciones celebradas cuatro días antes. El rival del Sr. Hernández, Salvador Nasralla, registró una ventaja temprana, el recuento de votos se desaceleró y el titular del ejecutivo cerró la brecha.Con el 89% de los votos escrutados, el Sr. Hernández llevaba una ventaja de 0.8 puntos porcentuales.

Si el tribunal electoral (TSE) lo proclama ganador, eso no resolverá el asunto. El Señor Nasralla dijo a The Economist que habrá protestas. La tensión evoca el estado de ánimo que se vivió después del golpe de Estado en 2009 contra el entonces presidente Manuel Zelaya, después de que intentó cambiar los límites del mandato presidencial. Ahora Zelaya apoya al Sr.Nasralla. Las clases en la universidad han sido canceladas, probablemente para mantener a los jóvenes partidarios de Nasralla en casa. La noche del 29 de noviembre, la policía disparó gas lacrimógeno a manifestantes que lanzaban piedras cerca de un edificio donde se almacenan los votos, luego este edificio fue evacuado; TSE suspendió el recuento después de que dijera que su sistema se había bloqueado.

Los que creen que el Partido Nacional del Sr. Hernández está tratando de robar la elección tienen motivos de sospecha. Antes de la votación,  The Economist, obtuvo una cinta de lo que parece ser una sesión de entrenamiento para los miembros del Partido Nacional que iban a trabajar en los centros de votación. En la cinta se escucha a la capacitadora que instruye a los trabajadores a cómo llevar a cabo el “Plan B”, lo cual es un conjunto de “estrategias” aparentemente fraudulentas que incluye rellenar las boletas sobrantes, estropear las papeletas y dañar los códigos de barras en las hojas de actas si registran una mayoría para los partidos de oposición. El propósito de esta técnica, dice la empleada del gobierno que condujo la sesión, es retrasar la inclusión de las actas de escrutinio a favor de la oposición en el recuento preliminar. Dado que el Sr. Hernández obtuvo la delantera el 29 de noviembre, partidarios de la oposición consultando la página web del TSE afirmaron que casi todas las actas de escrutinio que favorecían a Sr. Nasralla fueron excluidas.

El “Plan B” podría determinar el resultado de la elección, aunque no es seguro que lo haga. Después de una prueba del sistema de conteo de votos dos semanas antes de las elecciones, el jefe del TSE declaró que “el sistema ha funcionado muy bien”. Pero no existe una buena explicación de la demora en los resultados, ni el repentino cambio dela ventaja del Sr. Nasralla.

Pocos esperaban que el Sr.Nasralla, quien es un narrador deportivo, lograra llegar tan cerca de la victoria como lo ha hecho. Tenía tan poco dinero que continuó presentando su programa deportivo semanal durante la campaña presidencial solo para mantenerse visible. Sin embargo, él atrajo a los votantes molestos por la reelección del Sr. Hernández, la cual se dejó pasar por una Corte Suprema obediente a estos propositos en 2015. El mensaje de una lucha contra la corrupción del Sr. Nasralla también resonó con los votantes.

Él Sr. Nasralla ha insistido por mucho tiempo en que la votación sería fraudulenta.”Lo que tenemos en Honduras es una dictadura”, dijo antes de las elecciones. Se añade a la confusión del 29 de noviembre, al momento en que estuvo de acuerdo con el Sr. Hernández que ambos aceptarían los resultados del recuento del TSE, luego horas más tarde se retracto de esto. Si el TSE sí declara al Sr. Hernández el ganador, el Sr. Nasralla tendrá tres semanas para apelar a un tribunal que a criterio de el “pertenece” al presidente Hernández. Más giros esperan.

Lea también: The Economist: “Plan B” del PN ¿Organizar un fraude en las elecciones?

Créditos: The Economist
Traducción: Staff NotiBomba
Link del artículo original:
https://www.economist.com/news/americas/21731881-loser-unlikely-accept-result-hondurass-disputed-election-provokes-crisis