El expresidente de Estados Unidos, George H.W. Bush, falleció el viernes a sus 94 años en su casa de Houston. Sully su fiel amigo siempre estuvo a su lado acampándole hasta el ultimo minuto de su vida.

Bush padre recibió a Sully en junio de parte de la organización sin fines de lucro, America’s VetDogs. El presidente tenía Parkinson, estaba en silla de ruedas y el canino podía abrir puertas, agarrar artículos que Bush no pudiera y pedir ayuda en caso de una emergencia.

La mascota tiene dos años, es un perro entrenado y hacía seis meses que estaba con Bush, luego de la muerte de su esposa Barbara.

En Washington, el féretro de Bush fue transportado hasta el Capitolio, donde descansará bajo su cúpula hasta el miércoles. A su llegada al Capitolio fue el vicepresidente de estadounidense, Mike Pence, quien honró a Bush, que murió el pasado 30 de noviembre en Texas a los 94 años.

George W. Bush, hijo del fallecido presidente, colgó la foto en Instagram y escribió que “por mucho que nuestra familia vaya a echar de menos a este perro, estamos confortados de saber que llevará la misma alegría que llevó al presidente a su nueva casa”.

Sully regresará a America’s VetDogs en Nueva York, donde asistirá a soldados heridos y personal de servicio activo en su recuperación.