EL SALVADOR. Este miércoles cientos de salvadoreños partieron desde la Plaza al Divino Salvador del Mundo, en lo que es la segunda caravana de migrantes salvadoreños que se dirige a Estados Unidos.

Adultos, mujeres, jóvenes y niños de distintos puntos del país centroamericano se reunieron desde el martes en los alrededores del monumento con sus maletas, agua y comida listos para emprender el viaje huyendo de la violencia, la inseguridad, falta de oportunidades y las pandillas.

Donald Trump ha hecho amenazas a los migrantes que intenten cruzar la frontera sur de Estados Unidos y el gobierno y las autoridades salvadoreñas han advertido sobre los riesgos que implica realizar este viaje, a pesar de todo eso, los integrantes de la caravana se han mostrado decididos a continuar con su recorrido.

Jean Manes, embajadora de Estados Unidos en El Salvador ha sugerido a los salvadoreños que desistan de su objetivo, porque “la ley migratoria de Estados Unidos está siendo aplicada más que nunca”.

Ludivina Magarín, viceministra para los salvadoreños en el exterior, advirtió, “no se dejen engañar, esa ruta no es segura, no van a poder entrar o quedarse a vivir en Estados Unidos”. Magarín también se refirió a los menores que integren la caravana sin sus documentos, “corren el riesgo de ser llevados a albergues, donde permanecerán hasta su mayoría de edad”.

Las autoridades salvadoreñas han señalado que los adultos que lleven niños sin los documentos correspondientes serán detenidos y encarcelados, por el delito de trata de personas.