Layane Dias de 20 años de edad, se perforó la nariz para colocarse un piercing. Desafortunadamente, el proceso derivó en una parálisis permanente.

Dias decidió hacerse un piercing en la nariz. Con el paso de los días, ella comenzó a sufrir un fuerte dolor en la espalda. Tomó medicamentos pero no hicieron efecto. Pasaron los días y los dolores siguieron. Días decidió acudir a un especialista.

“No sentía nada del pecho para abajo:, explicó la paciente al doctor. Tras unas pruebas, el doctor le notificó que se había infectado con Staphylococcus aureus, una bacteria que se transmite por la sangre, tal y como informó BBC.

Tras los resultados, el doctor le preguntó si había tenido alguna herida en la nariz o algo similar porque, tal como le explicó, esa bacteria suele generarse en las fosas nasales. Ella le contó a su doctor, que se había hecho un piercing en la nariz. 

El doctor concluyó que “el piercing fue la puerta de entrada de la bacteria al cuerpo”.

Lyane tuvo que ser medicada con morfina para aliviar el dolor. Los especialistas encontraron 500 mililitros de pus entre sus vértebras que presionaban su médula espinal y la intervinieron de urgencia.

La mujer pasó dos meses internada antes de recibir el alta. Los médicos mantienen la esperanza de que la joven pueda caminar de nuevo. Ella está en una silla de ruedas y acude a sesiones de fisioterapia para entrenar sus huesos y músculos.