El exalcalde capitalino y designado presidencial, Ricardo Álvarez, pidió a los hondureños tener a Dios en los corazones para poder impulsar la reconciliación en Honduras.

“Mientras no tengamos a Dios en nuestro corazón será en vano todo intento de reconciliación. Mientras no haya arrepentimiento de las partes será en vano todo intento de paz. Que no se derrame una gota de sangre. El pueblo no puede pagar ese precio”, cita el posteo en su cuenta de Twitter.

El mensaje lo publicó el martes, en relación a la masiva manifestación contra la privatización de la salud y educación.

Álvarez, ha sido fuertemente cuestionado por el fallido Trans-450, denominado por los capitalinos como un monumento a la corrupción.