rial

El designado presidencial, Ricardo Álvarez, mandó a la oposición política del país a tomar “Vitaflenaco”, un analgésico para los dolores musculares, ya que según el, la oposición está dolida por la “unidad” del Partido Nacional.

“Voy a trabajar como si fuera mi elección, porque es la de mi partido, la tercera victoria es una necesidad del pueblo, para garantizar su mejoría”, declaró Álvarez, quien ha sido atacado por sectores por haber anunciado que dejaría sus aspiraciones si Juan Orlando Hernández busca la reelección.

“Mientras tenga vida, no descansaré hasta lograr tener un mejor país que pasa por el Partido Nacional y en este momento con la continuidad de Juan Orlando”, aseguró.

Según Álvarez, se ha iniciado un proceso de inclusión en el gobierno, que continuará luego en cargos de elección popular y de partido para fortalecer a su instituto político y asegurar la victoria electoral en el 2017.

“Los que me atacan por la radio, por la televisión, periódicos y hasta en caricaturas son los que le apostaban a que yo sería el que generaría la división en mi partido, pero solo puedo decirles: ¡Qué dolor, qué dolor!, tómense una “Vitaflenaco”, porque este gallo de pelea no se raja!”, afirmó.


También le recordó a la dirigencia nacionalista que “primero es Honduras, segundo mi partido y por último yo. Esto no se trata de Ricardo, se trata de mi pueblo y mi partido”.

En la pasada convención nacionalista, Álvarez prácticamente renunció a su derecho de ser candidato para apoyar a Hernández en la reelección presidencial.