Resumen: El constructor naval estadounidense Halter Marine encarga numerosos robots de soldadura a Inrotech