El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump se mostró decidido a detener la caravana de migrantes y no permitir la entrada al territorio estadounidense, “Los frenamos en la frontera, es una invasión” expresó el mandatario ante las mareas de centroamericanos que se dirigen hacia la frontera sur de Estados Unidos.

En la rueda de prensa, Trump, se expresó confiado por la presencia de 15,000 soldados en la frontera de Estados Unidos y México, con los que pretende frenar la gran caravana, “a esta caravana ilegal no se le permitirá la entrada” aseguró el presidente norteamericano.

Trump, recalcó los incidentes ocurridos entre algunos de los migrantes y los policías federales mexicanos, “No es un grupo inofensivo, son violentos”, también manifestó, que la manera en que ingresaron a México, en medio de violencia e incidentes con las fuerzas mexicanas, es un ejemplo del peligro que significan para los Estados Unidos.

“Si le tiran rocas a nuestros soldados, como hicieron con los mexicanos, yo le digo a nuestros militares que consideren esas piedras como si fueran armas de fuego, como si fueran rifles”, dijo Trump e insistió, “si alguien lanza piedras o rocas se les podrá disparar, porque si te dan con una piedra en la cara…”.

Donald Trump, replicó que cualquier piedra u objeto contundente lanzado por los migrantes será considerado como un arma de fuego para los militares apostados en la frontera con México.