Represas de la capital tienen capacidad hasta junio y agosto

La escasez de agua potable está llegando a su punto límite con la baja producción del vital líquido en las represas que abastecen el Distrito Central de Honduras.

Según proyecciones del Servicio Autónomo de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), el embalse La Concepción tiene capacidad hasta agosto; mientras que Los Laureles llegará hasta junio.

Lo anterior ha sido calificado como una situación de alerta de no reportarse fuertes lluvias en los próximos días.

Se informó que ambas represas registran una producción de agua potable del 40 al 50 por ciento de su capacidad, disminuyendo significativamente cada día.

La sequía ha dejado fuertes racionamientos de agua en la capital, perjudicando directamente a los de menos recursos económicos.