Reportan como desaparecida a migrante hondureña que rechazó frijoles

El medio internacional Huffpost se comunicó con la hermana de Miriam Celaya , lamigrante hondureña que rechazó un plato de frijoles en un albergue en Tijuana, y está confirmó que su hermana esta desaparecida desde el martes luego de haber recibido amenazas de muerte en redes sociales.

Su hermana Mirna Celaya envió un video al HuffPost México para denunciar que desde el 20 de noviembre Miriam no contesta el celular y no se le ha visto integrada a la caravana migrante; nada se sabe de ella ni de sus hijas pequeñas.

“No me he vuelto a comunicar con ella. Su teléfono está apagado. Le mando mensajes, le llamo y no contesta. No sé nada de mi hermana desde ese día “, contó Mirna Celaya, preocupada por la integridad física de su familia.

Miriam Celaya fue víctima de un intenso acoso por cientos de mexicanos que se sintieron ofendidos por sus declaraciones. La hondureña se hacia acompañar por su hija sordomuda de 11 años.

El 15 de noviembre pasado, el periodista Aitor Saez, de la cadena alemana Deutsche Welle , realizó una serie de entrevistas a migrantes centroamericanos en un albergue de Tijuana, Baja California, para conocer en qué condiciones se acercaban a la frontera norte de México.

Del reportaje de 4 minutos, alguien extrajo un fragmento de 21 segundos que circuló ampliamente en redes sociales: Miriam Celaya, junto a sus hijos, criticando la comida que les ofrecieron.

Dias atrás Miriam Celaya le confeso al medio de comunicación la BBC Mundo, que estaba siendo objeto de “bullying” por algunos migrantes que dicen sentirse afectado su imagen ante los mexicanos.

Celaya en esta misma entrevista le explicó a BBC Mundo que ella dejó Honduras para ir a Estados Unidos para que operaran a una de sus hijas, Brittany, de 11 años y que es sordomuda.

“Yo solo quiero conseguir tratamiento para que ella pueda oír y que no podía pagar en mi país. Si luego tengo que volver allá, lo hago”, dice.

” Yo pido perdón a los mexicanos. Mil disculpas. Hemos caminado por todo México y hemos recibido mucha ayuda. Tengo todo que agradecerles. Yo he criado a mis hijos con muchos esfuerzos y dándoles frijoles y tortillas”, cuenta entre lágrimas.