El régimen de Juan Orlando Hernández desató este miércoles un fuerte ataque en contra de la jornada de protesta d, a más de un mes de lucha.

Seis detenidos, férrea represión y un intento de rapto a un dirigente magisterial, fue la respuesta del gobierno de Juan Orlando Hernández a las constantes movilizaciones.

A través de las redes sociales se denunció el arresto de tres jóvenes en Tegucigalpa, en las cercanías del aeropuerto Toncontín.

Las otras tres detenciones se reportaron en Choluteca, donde la represión militar demostró una vez más el abuso de las fuerzas del orden, lanzando bombas lacrimógenas al interior de viviendas.

 

INTENTO DE RAPTO

En conferencia de prensa el dirigente del Colegio de Pedagogos de Honduras, Edwin Hernández, denunció la persecución de hombres que estaban en compañía de policías (infiltrados).

“Hombres vestidos de civil, saliendo de donde están los policías”, dijo Hernández en conferencia de prensa.

La Plataforma denunció que se está utilizando la estrategia del 2009, levantando perfiles y utilizando microbuses para trasladar a infiltrados.