El Tribunal Superior de Justicia (STJ) de Brasil decidió este martes  reducir la pena del expresidente Lula da Silva, en respuesta a una revisión de la sentencia dictada.

En la solicitud también se previó una serie de apelaciones, presentadas por los abogados del ex presidente para anular o reducir la condena en su contra.

La determinación judicial podría darle al dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) la posibilidad de acceder a la prisión domiciliaria en octubre, ya que la condena pasó de doce años a ocho años.

Su defensa ha sostenido que a pesar de la condena de 12 años contra Lula es ilegal porque hasta ahora nunca se ha logrado comprobar ningún delito.

“Fui condenado y encarcelado por actos indeterminados que demuestran mi inocencia. Mis acusadores, por el contrario, no han encontrado una sola prueba”, expresó Lula.