El ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, reclamó vía twitter la doble moral de la OEA y su Secretario General, el uruguayo Luis Almagro y de la Misión de Apoyo contra la Corrupción e Impunidad en Honduras, MACCIH.

Luis Almagro y la OEA-MACCIH, si la represión es en Venezuela la condenan, pero si es en Honduras guardan silencio”, escribió Zelaya en Twitter.

El reclamo se debe la amenaza que ha hecho el ministro de seguridad de Honduras, Julián Pacheco, de capturar a las personas que participen en la protesta del 3 de octubre en los peajes de Honduras y tanto la OEA y la MACCIH han guardado silencio, todo lo contrario a la posición que adoptó la OEA en Venezuela hace un mes con la oposición.

Este es el tuit que le eniv
Este es el tuit que le envió Zelaya a Luis Almagro y a la MACCIH

Y es que a inicios de Septiembre, Luis Almagro publicó un comunicado, rechazando la criminalización de la protesta en Venezuela y pidió al gobierno de Nicolás Maduro no reprimir a la oposición.

En el comunicado, la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA), dirigida por el uruguayo Luis Almagro, expresó su “preocupación por lo ocurrido estos días previos al llamamiento de la oposición democrática venezolana del 1 de septiembre”.

“Se han recibido denuncias que demuestran el recrudecimiento de la represión y de las violaciones de Derechos Humanos. Se pretende criminalizar la protesta, se amenaza con inhabilitar a partidos políticos, y se criminaliza la actuación de diputados de la Asamblea Nacional y activistas de la sociedad civil”, indica la nota.

Para que “las manifestaciones y marchas previstas” para este jueves “se desarrollen de modo pacífico”, la oficina de Almagro instó al “inmediato cese de las medidas arbitrarias e impunes que tienen como objetivo deliberado la intimidación de líderes opositores y de la población en general” antes de la cita.

La Secretaría de la OEA pidió al Gobierno de Nicolás Maduro permitir las manifestaciones y “evitar medidas que puedan alentar la violencia y generar climas de confrontación, tales como la programación en el mismo día de marchas y manifestaciones pro gubernamentales”.