Un grupo de científicos de las universidades de Zurich y Berna, en Suiza, realizaron estudios en una planta nativa de países como Costa Rica, Japón y Nueva Zelanda. Esta despertó el interés gracias a sus efectos medicinales y recreativos, similares a los de la marihuana.

La radula perrottetii es una planta que pertenece a la familia Radulacea. Se conocen alrededor de 300 especies, en algunas se ha confirmado una presencia psicoactiva. Los estudios realizados con ratones arrojan resultados alentadores, con miras a que en un futuro pueda utilizarse con fines medicinales en humanos.

Los científicos analizaron los efectos del perrottet pineno, sustancia presente en la radula, en ratones. La conclusión del estudio fue que, aunque no pertenece al género cannabis, puede ser ser considerada conabinoide; moderadamente potente, pero eficaz.

Según los investigadores, la radula tiene una variante del tetrahidrocannabinol (THC), la principal sustancia psicoactiva encontrada en las plantas del género cannabis. El bioquímico Jürg Gertsch, coautor del estudio, afirma que “en comparación con la marihuana, difieren en términos de potencia y posiblemente en efectos adversos”.

En muchos lugares ya se utiliza con fines recreativos, en algunas culturas se utiliza en la medicina natural.