Putin lanza nuevo ataque contra el liberalismo occidental

OSAKA, Japón (AP) — El presidente ruso Vladimir Putin lanzó un nuevo ataque contra el liberalismo occidental el sábado y aseveró que las políticas como las que están dirigidas a recibir a los migrantes han perjudicado los intereses de la gente.

Después del cierre de la cumbre del Grupo de los 20 en Osaka, Japón, Putin señaló que la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016 y una caída en los niveles de popularidad de los partidos políticos tradicionales de Europa se deben a un creciente descontento público con las políticas liberales convencionales.

Dijo que la victoria de Trump en los comicios estadounidenses fue impulsada por un descontento cada vez mayor con las políticas liberales.

“La idea liberal ha empezado a autodestruirse”, comentó el mandatario ruso en una conferencia de prensa. “Millones de personas viven sus vidas, y aquellos que propagan ese tipo de ideas están separados de ellos”, agregó.

También puntualizó que el flujo de migrantes que llegan a Europa ha vulnerado los derechos de las personas. “La gente vive en su propio país, de acuerdo con sus propias tradiciones, ¿por qué les debería de pasar eso a ellos?”, dijo.

El presidente ruso añadió que, aunque las “ideas liberales siguen siendo atractivas en su conjunto”, los resultados de las elecciones muestran que la gente quiere un cambio.

Putin elogió la reunión que sostuvo el viernes con Trump al margen de la cumbre del G20 y señaló que fue “de negocios y pragmática”.

“Hablamos sobre casi toda la lista de temas de interés mutuo”, comentó. “Por supuesto, hablamos sobre la situación en varias partes del mundo. En general, estas consultas fueron útiles”.

Agregó que las afirmaciones sobre que Rusia interfirió en las elecciones de Estados Unidos formaron parte de la agenda de su reunión con Trump.

“Hablamos sobre eso”, dijo Putin sin entrar en detalles. Sostuvo que es necesario “dar vuelta la página” en las relaciones con Estados Unidos, que han caído a su nivel más bajo desde la Guerra Fría.