Pupusería Any y el deseo de hacer la diferencia en una tierra llamada Honduras

Pupusería Any y el deseo de hacer la diferencia en una tierra llamada Honduras

El emprendedor comparte con los menos favorecidos de las bendiciones que Dios le da.

Avatar
  • notibomba | 26-02-2020.4:47 pm.

“¿Pupusas GRATIS?”, así como lo lee y sin interrogantes es el proyecto social impulsado por Bairon Bautista León, quien con su carisma, humildad y solidaridad hace de su negocio un instrumento para hacer la diferencia en un “pedacito” de tierra llamada Honduras.

Pupusería Any nace de la necesidad de emprender en una región con pocas oportunidades laborales como Copán Ruinas, tierra cuna de los Mayas.

“La idea surge cuando mi madre hacía unas deliciosas empanadas (pupusas), le dije que si ella vendiera esas pupusas podría traer sustento a la casa y después de tantos pretextos puso su negocio en en centro de Copán”, relató el joven emprendedor a NOTIBOMBA.

Al ver que a su progenitora le iba muy bien con el negocio, decidió emprender con un puesto de pupusas en el mercado municipal; negocio que ha fructificado gracias a su esfuerzo y buen corazón.

Sus inicios no fueron de ensueño, después de trabajar en una mototaxi su idea de inaugurar una pupusería era objeto de burlas. El machismo hacia mella cada día que sus excompañeros lo veían cocinando.

“Vivimos en un pueblo bien machista, mis amigos al verme se burlaban de mí, pero yo sabía que me iba mejor vendiendo pupusas que en el mototaxi”, agregó.

Después de estar instalado ocho años en el mercado decidió abrir una sucursal en Santa Rita, Copán, donde poco a poco y delegando a sus empleados la solidaridad el restaurante va creciendo.

Las personas de escasos recursos que visitan la Pupusería Any saben que pueden comer sin dinero, cortesía del negocio ofrece dos pupusas y un refresco gratis.

“Es un don que Dios nos ha dado a mi esposa y a mí, nos vamos a enfocar en la pupusería”, dijo al detallar que además del restaurante emprende en una tienda de telefonía y ropa deportiva.

Su reto a corto y largo plazo es expandir su negocio de pupusas a nivel regional y nacional, ofreciendo sabor, solidaridad y trabajo en un “pedacito” de tierra llamado Honduras.