Proyecto habitacional en La Tigra “no se detiene” porque hay permisos

El lujoso y gigantesco proyecto habitacional “Residencial Bosques de Santa María” que se construye en el Parque Nacional La Tigra no se detendrá a pesar de las protestas en contra de la obra y la escasez de agua que se sufre en el Distrito Central.

Representantes de la construcción, dirigida por Santos & Compañía, aseguraron que cuentan con los permisos para continuar el curso planificado en un área de 500 manzanas.

“Seguirá su curso tal cual planificado, porque cuenta con los permisos necesarios para la ejecución y se trabaja en la primera etapa denominada Vecindario Central”, dijo el ingeniero a cargo de la majestuoso construcción que contará hasta con un club ecuestre.

Para reafirmar que “nadie detiene la obra” por contar con los permisos, los encargados indicaron que las denuncias de escasez del vital líquido no tienen validez porque aún no se trabaja en la zona de amortiguamiento.

“El proyecto que se está ejecutando en la actualidad no está en la zona”, dijeron referente a los efectos que dejarían trabajos en La Tigra, reserva de agua de la capital.

Cuando se refiera a la zona de amortiguamiento, es el sector se ejecutará la deforestación y que representa una importante producción del vital líquido que alimenta varias colonias de la capital hondureña.

LE PODRÍA INTERESAR: Residencial en La Tigra condenará a reserva de El Picacho a desaparecer

LUJOS DE LA OBRA

Mientas pobladores intentan con protestas detener la construcción, los que edifican la Residencial Bosques de Santa María destacan que la obra consta de cinco villas y 434 edificaciones en las 57.21 hectáreas asignadas.

Además, se enfatiza que en la región se construirán 1,800 viviendas, 29 centros comerciales, un hotel de montaña y un club ecuestre.

“La misma Amitigra (Fundación Amigos de La Tigra) emitió un informe en donde avalan la obra; además de los permisos de licencia ambiental, alcaldía municipal del Distrito Central (AMDC), entre otros procesos legales que se les entregó a los fiscales del Ministerio Público, que han venido en tres ocasiones”, acotaron responsables de la polémica construcción.

Son más de 30 sectores que se verán afectados con la majestuosa residencial por usar la zona de amortiguamiento.