Varias organizaciones sindicales de Argentina iniciaron un paro de labores con una duración de 36 horas, mediante esto, buscan mostrar su descontento respecto al ajuste que está implementando el gobierno de Mauricio Macri para mitigar la crisis económica que atraviesa el país.

Con marchas y bloqueos para acceder a la capital, se intensificaban las protestas en Argentina. Esto ocurría mientras el presidente Mauricio Macri, en Nueva York, intentaba recobrar la confianza de los inversionistas y avanzar con el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sindicatos y agrupaciones sociales y políticas se aglomeraron en uno de los principales accesos a Buenos Aires, con pancartas que decían “Fuera FMI, basta de hambre“. En las avenidas del centro de la capital se juntaron otros manifestantes, con consignas en contra de las políticas de ajuste del gobierno.

Los manifestantes se movilizarán a la Plaza de Mayo, específicamente a la casa de gobierno, donde realizarán un acto central en el que reclamarán mejoras salariales, el fin de los despidos y suspensiones de trabajadores.

Bajo la consigna “Unidad de los trabajadores” protestan en Argentina: