Presidente de Filipinas: “la mayoría de los obispos son gays”

Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, una vez más, ha insultado a los sacerdotes católicos de ese país, y manifestó que, “la mayoría de ellos son gays”, dicho comentario, debido a las criticas contra la sangrienta campaña que el mandatario a librado frente a las drogas.

Desde su toma de posesión, a mediados de 2016, Duterte, comenzó una feroz campaña de lucha contra el narcotráfico y el consumo de drogas. La Iglesia católica en Filipinas, contantemente, ha criticado la violencia con la cual se ha manejado el combate contra las drogas en el país asiático, a pesar de esto, el presidente continúa contando con un alto nivel de aceptación entre el electorado

Durante su discurso en un acto que se llevo acabo en una escuela al norte de Manila, Duterte dijo, “Solo puedo decir que los obispos son unos hijos de puta, ¡malditos sean!”, el mandatario también afirmó que, “la mayoría de ellos son gays (…) deberías salir a la luz, cancelar el celibato y que se les permita tener novio”.

El mandatario, al inicio de su período presidencial, relató que, cuando era un niño sufrió abusos sexuales por parte de un cura, en discursos anteriores, Duterte llamó “estúpido” a Dios y dijo que la doctrina de la Santa Trinidad es “absurda”.

Francis Lucas, responsable de la Conferencia Episcopal Católica de Filipinas, ha llamado a la moderación, y manifestó, “Tenemos que ser más sensibles a las sensibilidades y sentimientos de otros.”