Lenin Moreno, presidente de Ecuador, separó del cargo a María Alejandra Vicuña, vicepresidenta, por estar involucrada en un supuesto cobro irregular en el financiamiento de su partido político.

El mandatario justificó la decisión diciendo que de esta manera Vicuña podrá ejercer, sin interferencia, su legítima defensa. Además, informó que José Augusto Briones, secretario general de la Presidencia, se hará cargo de las funciones que recaían en la vicepresidenta.

Estos cambios se dieron a conocer durante la ceremonia en la que tomaron posesión varios ministros, siendo el segundo reajuste del año.

El portal ecuatoriano “Código Vidrio” reveló que María Alejandra Vicuña había recibido de Karla Obando Ortiz, su asesora, USD $14,650 y otros USD $26,000 de “ordenantes no identificados”. Esto ocurrió entre 2009 y 2011. En total, Vicuña tendría transferencias y depósitos por valor de más de USD $400.000 desde 2008, incluyendo los ingresos como funcionaria pública. Además, el portal aseguró que la alta funcionaria registra USD $1.2 millones en su cuenta bancaria.

Vicuña se encuentra bajo el foco público desde el lunes pasado, cuando un canal de televisión nacional dio a conocer la declaración jurada de Ángel Sagbay, antiguo asesor, quien afirma haber depositado parte de su salario en la cuenta bancaria de Vicuña, como contribución al partido político al que pertenece.

La funcionaria confirmó que recibió este depósito por parte de Sagbay, pero asegura que “ese no es el inconveniente”, sino “cuando (Sagbay) declara bajo juramento mintiendo, y eso es perjurio, que era una condición, una obligación y prácticamente una extorsión para ingresar o para mantener el cargo. Eso es absolutamente falso”.

Vicuña considera que estas denuncias en su contra son una trama de extorsión y una campaña de desprestigio de la oposición en contra de la gestión del gobierno de Lenín Moreno.

La Fiscalía General abrió una investigación para esclarecer el origen de las supuestas contribuciones