bhararabooks-1

un hombre que hizo su reputación por encarcelamiento de grandes banqueros en EE.UU, le han apodado la “plaga de Wall Street”.

Preet Bharara, el fiscal del distrito sur de Nueva York, es conocido como el fiscal que mas ha procesado banqueros en EE.UU. La Revista “Worth” coloco a Bharara como una de las “100 personas más influyentes en el ámbito de las finanzas”.

barack-obama-signingEl 15 de mayo de 2009, el Presidente Barack Obama propuso a Preet  Bharara para el cargo de Fiscal en el distrito sur de Nueva York; La  nominación fue confirmado por unanimidad por el Senado de los Estados Unidos el 7 de agosto de 2009, y fue juramentado el 13 de agosto de 2009.

Como abogado de los EE.UU, el Sr. Bharara supervisa la investigación y el litigio de los casos penales y civiles en favor de los Estados Unidos en el Distrito Sur de Nueva York. El supervisa la oficina de más de 220 Fiscales Adjuntos, que manejan un gran volumen de casos que incluyen el terrorismo nacional e internacional, el narcotráfico y el tráfico de armas, el delito de cuello blanco, la corrupción en el sector público, la violencia de las pandillas, la delincuencia organizada, y a la violación de los derechos civiles.

El fiscal Bharara ha procesado con éxito una gran cantidad de casos, de los cuales ha ganado 87 de los 88 que ha llevado. el Sr. Bhararah ha condenado más de una docena de legisladores por cargos de corrupción.

El Famoso fiscal saco un comunicado el día de hoy, con relación a la captura del hijo del ex presidente “Pepe” Lobo, capturado por agentes de la DEA en Haití por vínculos con el narcotráfico. “Ser el hijo de un ex alto cargo público no significa que estés por encima de la ley”, afirmó el fiscal Bharara, al dar cuenta de la presentación de Lobo ante el tribunal en Nueva York.

En el comunicado de la Fiscalía se indica que el hijo del mandatario está acusado de los cargos de conspirar para importar a Estados Unidos al menos 5 kilos de cocaína y distribuirlos dentro del país, junto con otras personas no identificadas.

De ser declarado culpable, el juez lo puede condenar a una pena máxima de cadena perpetua.