La falta de medicamentos e insumos en los hospitales públicos del país han ocasionado que las operaciones quirúrgicas estén detenidas y acumuladas.

Son más de 9,000 mil hondureños que no han podido ser operados en siete centros hospitalarios a nivel nacional, según información publicada por la radio emisora HRN.

El Hospital Escuela en Tegucigalpa y el Mario Catarino Rivas, de San Pedro Sula, tienen la mora más alta: 5,000 cirugías pendientes.

HOSPITALES SUSPENDEN CIRUGÍAS

En lugar de buscar una resolución, el régimen de Hernández sigue agravando la situación en el sector salud.

La semana pasada se anunció que por falta de medicamentos, el Hospital Escuela Universitario  fue el primero en suspender las cirugías. Según la denuncia de los propios médicos del centro de salud, no contaban con los insumos necesarios, no tenían ni jeringas.

En el hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula fueron suspendidas temporalmente el programa de trasplante de riñón a los pacientes infantiles. Al igual que el Hospital Gabriela Alvarado fueron suspendidos por la falta de fármacos.

El Congreso Nacional pretende presentar una propuesta para crear una Dirección de Infraestructura Hospitalaria la cual estará a cargo de vigilar y supervisar el total funcionamiento de los centros públicos.