Periodista hondureño escarbó demasiado y terminó asilado en EE.UU