El expresidente nacionalista Porfirio Lobo Sosa enfrentará una nueva acusación por actos de corrupción, esta vez por malversar 160 millones de lempiras.

De acuerdo con el diario local La Prensa los fondos fueron desviados de las cuentas de Casa Presidencial y asignados al Patronato Nacional de la Infancia (Pani).

La trasferencia millonaria se realizó el 15 de noviembre del 2013, mediante dos cheques; cada uno por 80 millones de lempiras.

Además, se detalla que los fondos eran provenientes de un convenio de cooperación entre los gobiernos de Honduras y Canadá.

Es la segunda acusación en contra del exmandatario, luego que el Consejo Nacional del Corrupción (CNA) entregara un informe sobre la malversación de 25 millones de lempiras del presupuesto presidencial.

Lobo Sosa ha señalado las investigaciones como persecución en su contra por no apoyar al régimen orlandista.

El exgobernante denunció un pacto de impunidad entre Juan Orlando Hernández y el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.