PANAMÁ (AP) — El papa Francisco imploró el domingo por una solución “justa” y “pacífica” a la crisis política en Venezuela tras cerrar el mayor evento de la iglesia católica con la juventud en Panamá. El pontífice también rindió sobre el final un tributo póstumo a la veintena de cadetes colombianos fallecidos en un reciente atentado con coche bomba en la nación vecina.

Poco después de oficiar una misa campal ante 700.000 personas con la que cerró la Jornada Mundial de la Juventud y en la que alentó a los jóvenes a actuar en el presente para lograr sus sueños, el papa se refirió a la crisis venezolana y al atentado en Colombia, del que dijo fue producto del “odio terrorista”. Ambos asuntos formaron parte de sus oraciones del Ángelus mencionados al visitar un albergue para enfermos con el virus del VIH.

“Aquí en Panamá he estado pensando mucho en el pueblo venezolano, al que me siento particularmente unido estos días”, leyó el papa, al referirse por primera vez desde que arribó a Panamá el miércoles sobre la nueva escalada en la crisis venezolana tras la proclamación como presidente encargado del líder opositor y presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. El primer papa latinoamericano de la historia dijo que esa solución debe pasa por el respeto a los derechos humanos y el bien de todos los venezolanos.

El Vaticano sólo había dicho durante la visita del papa en Panamá que el líder de los católicos en el mundo seguía de cerca los acontecimientos. El papa no dijo si reconocería a Guaidó, quien ha sido respaldado por los Estados Unidos y otros líderes de América Latina y Europa. A finales de 2016 El Vaticano intentó mediar entre el presidente socialista Nicolás Maduro y la oposición de Venezuela, que cuenta con el respaldo de muchos obispos venezolanos, pero sus intentos de conciliación se vieron frustrados.

Francisco homenajeó luego a los 21 cadetes fallecidos por el atentado con coche bomba contra una academia policial en Bogotá el 17 de enero que se atribuyó la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN). El papa, que visitó Colombia en 2017 para unir al país tras la firma de la paz entre el gobierno y las ahora extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) –el grupo subversivo más grande de ese país–, oró para que los cadetes descansen en paz y para que toda Colombia pueda encontrar el sosiego. Denunció que los cadetes habían sido “asesinados” por “terroristas”.