TEGUCIGALPA. Mario David Castellanos, el niño de 12 años que fue simbolo de la caravana de migrantes que se dirige a Estados Unidos, ha sido impedido de regresar con sus familiares.

Este viernes, el gobierno de Honduras se ha rehusado a que Mario pueda reintegrarse con su familia debido a que según las autoridades del gobierno se deben identificar las condiciones de vida de la familia.

Mario David, arribó, la noche del jueves a San Pedro Sula y fue trasladado al centro de atención de niños migrantes retornados Belén, centro que esta adscrito a la Dirección de la Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf).

José Mario Castellanos, padre del menor, llego al centro Belén a recibir a su hijo, donde no se lo quisieron entregar, “Estoy aquí en el centro de Belén y no me lo quieren entregar. Él no es moto” dijo el señor Castellanos, “ él no es un niño de la calle, quiero que me lo entreguen”, exigió el padre de familia.

Mario, emprendió el viaje junto a la caravana de migrantes y logró llegar hasta Tapachula, México donde fue arrestado por agentes federales de la policía mexicana que resguardaban el puente de acceso entre Guatemala y México.