El Papa Francisco realizó este jueves un acto inesperado al concluir el retiro espiritual en el Vaticano, al arrodillarse y besar los pies de los hombres que han llevado a la guerra civil a Subán del Sur.

En el acto el líder religioso imploró a los funcionarios Salva Kiir y Mayardit mantener la paz en la nación.

“Les pido de todo corazón y con sus sentimientos más profundos que mantenga la paz”, expresó el Papa Francisco luego de agacharse a besar sus pies.

En su discurso reveló su pronunciando deseo de visitar próximamente Sudán del Sur.

La máxima autoridad de la Iglesia Católica no solo beso los pies de los funcionarios, sino que de cada líder que asistió a la reunión, quienes han recibido el gesto con sorpresa.