Países Bajos legaliza la eutanasia a niños menores de 12 años

Países Bajos legaliza la eutanasia a niños menores de 12 años

En Países Bajos actualmente la eutanasia es legal para mayores de 12 años, y con los cambios se busca que  tanto niños como adultos sean sometidos a la muerte inducida. 

Eutanasia Imagen ilustrativa y cortesía / Vía Getty Images
Jacqueline Alvarenga
  • Jacqueline Alvarenga | 15-10-2020.1:55 pm.

Países Bajos aprobó la legalización de la eutanasia en los menores de 1 a 12 años de edad que padezcan de una enfermedad terminal o un sufrimiento insoportable y que sus padres deseen inducir su muerte.

El suicidio inducido no será implementado solamente si sus padres aprueban o autorizan el tratamiento para terminar con el dolor de los pequeños.

En Países Bajos actualmente la eutanasia es legal para mayores de 12 años, y con los cambios se busca  tanto niños como adultos sean sometidos a la muerte inducida.

“La reforma permitirá prevenir que los niños padezcan un sufrimiento insoportable y sin esperanzas”, dijo el ministro de Salud de la nación, Hugo de Jonge.

Explicó que con la legislación los padres de menores de 1 años a 12 años con enfermedades terminales podrán decidir si aplican la eutanasia.

La reforma generó una ola de críticas y controversia en la nación por parte de partidos opositores al poder y el sector religioso.

“El estudio muestra la necesidad de médicos y padres de una terminación activa de la vida de niños con enfermedades incurables, con un sufrimiento insoportable y sin esperanzas y la muerte en un futuro previsible”, explicó el funcionario.

Para la perfecta implementación de la eutanasia los padres deben de autorizar y dos doctores deben confirmar el diagnóstico médico del menor.

Países Bajos aprobó desde el 2012 el suicidio asistido, uno de los pocos países en el mundo que es permitido.

Ha inicios del 2020 cientos de personas protestaron frente al Parlamento de Portugal donde se debatían propuestas para permitir la eutanasia y el suicidio asistido para gente con enfermedades terminales.

Grupos opuestos a esos procedimientos esgrimían carteles con leyendas como “La eutanasia no acaba con el sufrimiento, acaba con la vida” y coreaban ”¡Sí a la vida!”.