Orlando Ponce: "Mi mamá no es una anciana abandonada"

Orlando Ponce: “Mi mamá no es una anciana abandonada”

Avatar
  • notibomba | 22-03-2016.2:42 am.


Tegucigalpa, Honduras.

El comentarista deportivo Orlando Ponce Morazán salió al paso para hablar de su destitución a su cargo como director de deportes del Gobierno de Honduras tras unos mensajes que colgó en Twitter sobre el reportaje en el que mostraron como vive su madre doña Esperanza Ponce.

A Ponce Morazán lo han criticado duramente en las redes sociales y lo acusan de mal hijo porque en el reportaje se ve a su mamá, Esperanza Ponce, viviendo en una humilde casa y ella expresa su deseo de que le ayuden a tener una buena vivienda.

El periodista de Televicentro explotó en su Twitter contra periodistas capitalinos de HCH, Alex Márquez y Brenda Moncada, y contra el ex árbitro Reynaldo Salinas, quien se encargó de hacer el reportaje.

“La mayor parte de lo que yo soy prefesionalmente me ha costado a mí, me he tenido que sacrificar enormemente para conseguir eso. Le agradezco a mi mamá, por la vida, el desarrollo y crecimiento que tuve con ella y por la escuela, aunque me tocó trabajar”, comentó Ponce en entrevista a Cholusatsur.

“Yo fui explotado infantilmente desde los siete años, explotado haciendo pan, espumillas, incluso trabajé en una fábrica de trabajo. Soy un ejemplo de un niño explotado, son historias que uno tiene que contarlas para que la gente sepa”, añadió.

Orlando Ponce también habló sobre doña Esperanza, a quien reconoció como su madre. “Sí, la señora que sale allí es mi mamá. No tiene 70 años, tiene 65 y no es una anciana abandonada, tampoco vive abajo de un puente, tiene todas las necesidades. Pero varias veces que he luchado para ayudarle mis hermanos han hecho que se deshaga de las cosas”.

“Mi familia, mis hermanas, la gran cantidad de dinero que yo le doy a mi mamá se lo quitan. Esa historia no solamente es mía, pasa en otras familias donde el que puede dar da. Usted viene y le dice tenga 50 mil tenga, tenga 100 mil lempiras, la han obligado a que venda las casas”.

“Yo vivo en Tegucigalpa, ellos viven en Danlí, yo me casé, tengo hijos, adquirí nuevas responsabilidades. Yo no puedo estar pendiente todos los días y todos los meses de situaciones como esas, pero desgraciadamente me tocó vivirlas. Yo le aseguro, porque tengo la capacidad y voy a volver a intentar, que le hago una casa nueva, llevo a los medios para que le hagan tomas y de aquí a unos meses ya no está porque los demás hermanos la han obligado a que las venda”.