OEA exige un juicio justo, creíble e imparcial para Jeanine Áñez

OEA exige un juicio justo, creíble e imparcial para Jeanine Áñez

El secretario de la OEA, Luis Almagro, pidió un poder judicial independiente que asegure los derechos y las garantías de Jeanine Áñez, presidenta de facto tras el Golpe de Estado en Bolivia.

juicio justo La expresidenta de facto en prisión. / Imagen cortesía.
Jacqueline Alvarenga
  • Jacqueline Alvarenga | 17-03-2021.6:30 pm.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) exigió a Bolivia un juicio justo, creíble e imparcial para la expresidenta de facto, Jeanine Áñez, acusada por los delitos de sedición y terrorismo.

El amplio comunicado fue girado luego que el gobierno de Luis Arce rechazara la petición del organismo de liberar a la exgobernante, considerada una de las principales figuras del golpe de Estado técnico en Bolivia.

‘La impunidad nunca es una opción para el pueblo, pedir juicio justo, creíble e imparcial’, remarcó la OEA en el documento girado luego de fuertes señalamientos por parte de las autoridades bolivianas en respuesta la petición de la entidad en asuntos internos.

Al respecto, la OEA indicó que es necesario dar justicia y debida reparación a las víctimas y a los familiares de las víctimas de la represión que sufrieron los opositores al golpe de Estado.

‘Juicio justo, creíble e imparcial es absolutamente necesario al respecto y en eso consiste la propuesta de la Secretaría General formulada recientemente’, agrega el comunicado.

El organismo además señala que por la situación contra de la exmandataria de facto y sus exfuncionarios se ha agravado al punto que afecta la credibilidad de los procesos.

‘Las acciones de cooptación de la justicia boliviana fueron ya señaladas públicamente cuando la OEA observó las elecciones del Poder Judicial en el país, que parecen en la actualidad consecuentes con la cancelación o sobreseimiento de diferentes juicios contra partidarios del MAS (el partido oficialista), así como amenazas de persecución judicial y hostigamiento judicial efectivo a políticos opositores al Gobierno’, reza el documento.

Además, esgrimió fuertemente los señalamientos del gobierno de Bolivia en contra de Almagro, calificándolos como amenazantes y negó haber participado en la salida del poder de Evo Morales.

La OEA ha sido fuertemente criticada no solo por su papel en la crisis política en Bolivia y ahora con la exigencia de un juicio justo contra Áñez, sino en sus posturas ‘doble moral’ contra algunos gobiernos.

“En cuanto a la absurda acusación de la participación de la OEA en un golpe de Estado se reitera lo señalado el 10 de noviembre de 2019 -cuando se presentó el informe de la auditoría- respecto a que ‘la situación en el país exige a los actores gubernamentales (primordialmente) y políticos de las diferentes opciones, así como a todas las instituciones actuar con apego a la Constitución, responsabilidad y respeto por las vías pacíficas′. Y agregaba que ‘asimismo, se entiende que los mandatos constitucionales no deben ser interrumpidos, incluido el del Presidente Evo Morales’. La OEA fue la única organización regional o multilateral que solicitó que se respetara ese mandato constitucional”, agrega el documento sobre los señalamientos de su complicidad.

Uno de los ejemplos de las acusaciones contra el alto funcionario es el caso de Honduras, donde Almagro fue salpicado por corrupción al favorecer al gobernante Juan Orlando Hernández en la desaparición de la Misión de Apoyo contra la Corrupción e Impunidad (MACCIH).