Obispo SPS: Nuestros gobernantes no son felices y serán descubiertos en su mentira

imageEl Obispo de la Diócesis de San Pedro Sula (SPS), Ángel Garachana Pérez, mandó mensajes claros a la clase política que gobierna al país.

Les advirtió que tarde o temprano serán descubiertos en la medida que se fortalezca la justicia, la transparencia y la verdad.

“Nuestros gobernantes con el olvido al pueblo no pueden ser felices, tendrán el dinero en el banco guardado, pero no van ser felices e incluso siempre estarán expuestos a que en la medida en que crezca la justicia, la transparencia y la búsqueda de la verdad puedan ser descubiertos en sus mentiras y en su corrupción”, expreso en una entrevista exclusiva a Hondudiario.

“No podemos ser felices sino compartimos con los demás pues la felicidad es egoísta y al final se queda uno solo, prosiguió, la verdadera felicidad nace precisamente del amor, de la fraternidad y de la solidaridad”, añadió el religioso.

Rememoró a un gran pensador de la India, Rabindranath Tagore cuando decía más o menos así: Soñé que quería ser feliz, me desperté y me puse a servir y ahí en el servicio encontré la alegría y la felicidad.

“No endurezcan el corazón no sean insensibles al contrario un corazón tierno, compasivo por las necesidades del pueblo que los lleve a actuar en bien del pueblo porque no se trata solo de decir que pobrecitos, la compasión profunda lleva a la acción concreta, visible y actuante, ese es mi consejo”, enfatizó

Garachana explicó que el verdadero camino de la felicidad está en la misericordia, en la solidaridad en el compartir para que mi alegría sea cortina, una alegría a solas se pure una alegria compartida se disfruta y se aumenta.

“No me gusta dar consejos a nuestras autoridades, Voy a empezar por mí mismo, digo si voy a dar consejos a los demás voy a empezar a practicarlos, pero sí creo es importante que quienes tienen en la sociedad puestos de responsabilidad político y social sean hombres y mujeres de una gran sensibilidad y de una gran misericordia”, apuntó.

El prelado añadió que gobernante que no tiene corazón, que no sienta el dolor del pueblo, la pobreza, que no siente el sufrimiento de tantos hondureños, unas estadísticas tan altas de miseria, violencia, pobreza, de sufrimiento, que no sientan que el pueblo debe ser atendido en su salud con una educación de calidad para todos los pobres, un gobernante que no tenga esta misericordia no va a buscar el desarrollo del pueblo.

En este año de la misericordia, añadió, me atrevo a pedir a quienes tienen responsabilidad en los diferentes niveles, que miren su corazón y desarrollen sentimientos de compasión y ternura, que se conmuevan ante esas necesidades y haya una compasión tan profunda que los lleve a la acción.

vía: Hondudiario.com