Niño afgano de la camiseta de plástico de Messi en peligro tras quedar bajo el gobierno Talibán

Niño afgano de la camiseta de plástico de Messi en peligro tras quedar bajo el gobierno Talibán

Murtaza Ahmadi, quien se popularizó por usar una bolsa de plástico con el nombre del futbolista Lio Messi y el número 10 en el 2016 ahora vive escondido en Kabul por temor a los talibanes.

Niño afgano de la camiseta de plástico de Messi en peligro tras quedar bajo el gobierno Talibán Imágenes cortesía, vía Google.
  • Jacqueline Alvarenga | 02-09-2021.4:47 pm.

Afganistán.- Murtaza Ahmadi, el pequeño afgano que se viralizó por la camiseta hecha de plástico de Lio Messi y el numero 10 se encuentra en peligro tras quedar bajo el gobierno Talibán.

El pequeño y su familia podrían ser objeto de represalias por formar parte de los chií hazara, la minoría chiita objeto de violentos ataques por parte de los talibanes.

Murtaza Ahmadi, saltó a la fama en el 2016 cuando sus fotografías con la camiseta de plástico se viralizaron en las redes sociales, permitiéndole conocer a su ídolo.

La historia del menor vuelve a surgir a nivel mundial, esta vez el futuro incierto que le espera por el asalto del poder por parte de los insurgentes.

El menor de 10 años de edad vive oculto por temor a los talibanes, han dos meses huyeron de su aldea natal en la provincia meridional de Ghania.

La familia del niño que conquistó el Internet por la camiseta de plástico del astro del fútbol jamás imaginó que los talibanes asaltarían rápidamente el poder de Kabul, a donde huyeron con la esperanza de ser protegidos por el gobierno.

“Estoy atrapado en casa y no puedo salir porque tengo mucho miedo a los talibanes”, dijo el menor en una entrevista exclusiva con EFE.

Aprovechó la entrevista para pedir ayuda y salir del país donde hoy se siente oprimido y que lo condenaría a abandonar el fútbol, su gran pasión.

“Quiero viajar a un lugar seguro desde Afganistán. Por favor, salvadme de esta situación… Jugar al fútbol en paz”, agregó el menor con la esperanza que Messi pueda ayudarlo.

El menor recordó que usar la camiseta de plástico de Messi le trajo más  tristezas que alegrías, conocer a su ídolo en persona provocó el enojo de los extremistas.

Desde que regresó a Afganistán los talibanes han amenazado a su familia pensando que el futbolista les dio una gran donación de dinero.

“En mi sueño veo que los talibanes vienen, llaman a la puerta y me gritan”, asegura el menor recordando las amenazas de los insurgentes.

Ahora el pequeño y sus seres queridos solo esperan ser rescatados y vivir en un lugar tranquilo lejos de los talibanes.